foro poético-literario
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» ARISTOTELES (El mejor final)
Vie Abr 22, 2011 3:41 am por tonizan

» Ausencia temporal
Miér Abr 20, 2011 12:35 pm por Hallie Hernández Alfaro

» Por la república
Jue Abr 14, 2011 8:47 pm por tonizan

» De la infinita guerra
Jue Abr 07, 2011 9:47 pm por Eledendo

» Alma Máter
Miér Mar 30, 2011 8:49 pm por Hallie Hernández Alfaro

» Irrupción del amor
Jue Mar 10, 2011 12:50 am por Eledendo

» Trabajos modernos
Jue Mar 10, 2011 12:48 am por Eledendo

» Oda íntima al dolor
Dom Ene 30, 2011 7:37 pm por Eledendo

» Del florecimiento
Dom Ene 23, 2011 10:27 pm por Eledendo

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 32 el Miér Dic 17, 2014 4:05 am.

Comparte | 
 

 Relatos y café

Ir abajo 
AutorMensaje
Hallie Hernández Alfaro

avatar

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 25/08/2010

MensajeTema: Relatos y café   Jue Ago 26, 2010 11:41 pm

Un jueves lluvioso con tildes de verano inconcluso. Me apetece un café cargado y amargo. He estado mirando hacia la puerta de entrada pero creo que estoy sola en Calamburia. Se me ocurre (culpa de la cafeína) iniciar un relato colectivo, una suerte de obra compartida. Si nace algo que valga la pena nombrar y bautizar lo haremos entre todos, si la idea muere en el intento nos queda un licorcillo de chocolate que acabo de traer a la mesa.

La imaginación tiene la palabra...


Una carta sin sellos reposaba en el atrio del local. Julia intentaba dominar su curiosidad y no fijar la vista en las letras para adivinar una minúscula de su secreto.














Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Viví Flores Massares

avatar

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 25/08/2010

MensajeTema: Re: Relatos y café   Vie Ago 27, 2010 1:57 am

pale perdónnnnnnn!!!! por dejarte sola, me recosté un rato para tratar de unir los pedacitos de mi cabeza, nunca dolió tanto como hoy, pero fueron más de 4 horas!!!

Grandiosa idea, en la que haré lo posible por acompañarte, si soy perrísima en poesía imaginate en prosa brrrrr. pero Calamburia es para no pensar y sólo ser, no?

.......................


Una carta sin sellos reposaba en el atrio del local. Julia intentaba dominar su curiosidad y no fijar la vista en las letras para adivinar una minúscula de su secreto.

Julia sabe que las palabras tienen más que un significado, que donde diga beso , por ejemplo, puede oler a beleño o menta fresca, que tomar ese beso literal, puede ser arrojarse a lo desconocido. Cierra los ojos tratando de escuchar detrás de aquél misterio sin dirección o rúbrica, qué sonríe o qué acecha.

(ufff, costó y no vuelvo a leerlo, o me cavo un pozo pa' meter la cabeza, jeje)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://atempka.blogspot.com
Hallie Hernández Alfaro

avatar

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 25/08/2010

MensajeTema: Re: Relatos y café   Sáb Ago 28, 2010 3:44 pm

Viví Flores Massares escribió:
pale perdónnnnnnn!!!! por dejarte sola, me recosté un rato para tratar de unir los pedacitos de mi cabeza, nunca dolió tanto como hoy, pero fueron más de 4 horas!!!

Grandiosa idea, en la que haré lo posible por acompañarte, si soy perrísima en poesía imaginate en prosa brrrrr. pero Calamburia es para no pensar y sólo ser, no?

.......................



(ufff, costó y no vuelvo a leerlo, o me cavo un pozo pa' meter la cabeza, jeje)



Una carta sin sellos reposaba en el atrio del local. Julia intentaba dominar su curiosidad y no fijar la vista en las letras para adivinar una minúscula de su secreto.
Ella sabe que las palabras tienen más que un significado, que donde diga beso , por ejemplo, puede oler a beleño o menta fresca, que tomar ese beso literal, puede ser arrojarse a lo desconocido. Cierra los ojos tratando de escuchar detrás de aquél misterio sin dirección o rúbrica, qué sonríe o qué acecha.
Los tiempos tironean en su cabeza, involucionan sin descanso. El pasado es como un tragaluz que todo lo aniquila y desanda. Quizás fué umbrío el cielo de vidas anteriores. El mismo nombre con fenotipos gemelos, idéntico color de ojos que desafían y merodean como gatos negros, nocturnales y tétricos. Julia, sangre y piel atascada en el fango, convencida totalmente que una palabra puede salvarla decide dejar su posible fin para más tarde.





Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Viví Flores Massares

avatar

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 25/08/2010

MensajeTema: Re: Relatos y café   Vie Sep 10, 2010 4:05 am

Julia, sangre y piel atascada en el fango, convencida totalmente que una palabra puede salvarla decide dejar su posible fin para más tarde.


Esta Julia... no sé, al final es inteligente o cobarde? Es un buen final, para un mini relato, así que conste que no voy por ahí, porque eso está perfecto, sino por la psicología del personaje, o lo qué, qué sé yo, que me atemorizan los finales abiertos, las dilaciones, las ambiguedades, sinceramente prefiero los tajos rapiditos, algo así como una guillotina que hace rodar la cabeza en menos de lo que dura un Ay!, por aquello de evitarse las torturas, viste?

Otra cosita, así al márgen del márgen, lo que más miedo me da de los relatos, además de que me siento incapáz, obvio, es que no puedas despegar al personaje de la autobiografía, que de alguna forma se note que el blanco del ojo es el propio, hilillos de sangre incluidos, aunque le cambies el color al iris, o peor: ¿Me será posible escribir un relato que no se mida exactamente en silva? lo que, lo que, lo quéeee, me ha despertado una curiosidad terríble, necesidad de probar... tu culpaaa!!

chán chánnnn... continuará ( y yo te decía que odio las dilaciones? scratch )

Beso.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://atempka.blogspot.com
Hallie Hernández Alfaro

avatar

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 25/08/2010

MensajeTema: Re: Relatos y café   Vie Sep 10, 2010 6:31 pm

Viví Flores Massares escribió:
Julia, sangre y piel atascada en el fango, convencida totalmente que una palabra puede salvarla decide dejar su posible fin para más tarde.


Esta Julia... no sé, al final es inteligente o cobarde? Es un buen final, para un mini relato, así que conste que no voy por ahí, porque eso está perfecto, sino por la psicología del personaje, o lo qué, qué sé yo, que me atemorizan los finales abiertos, las dilaciones, las ambiguedades, sinceramente prefiero los tajos rapiditos, algo así como una guillotina que hace rodar la cabeza en menos de lo que dura un Ay!, por aquello de evitarse las torturas, viste?

Otra cosita, así al márgen del márgen, lo que más miedo me da de los relatos, además de que me siento incapáz, obvio, es que no puedas despegar al personaje de la autobiografía, que de alguna forma se note que el blanco del ojo es el propio, hilillos de sangre incluidos, aunque le cambies el color al iris, o peor: ¿Me será posible escribir un relato que no se mida exactamente en silva? lo que, lo que, lo quéeee, me ha despertado una curiosidad terríble, necesidad de probar... tu culpaaa!!

chán chánnnn... continuará ( y yo te decía que odio las dilaciones? scratch )

Beso.









Síii, cierto, más que cierto; los personajes se contaminan de nosotros, o se mimetizan con la inconciencia del alma, con sus herraduras pesadas y antiguas. Aún así Julia, esta Julia puede cargar más en su generosa espalda. Prosa o verso muta con los mundos animistas, con sus voces idílicas, con lo que seguimos Siendo.

Un besote.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hallie Hernández Alfaro

avatar

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 25/08/2010

MensajeTema: Re: Relatos y café   Vie Sep 10, 2010 6:48 pm

Una carta sin sellos reposaba en el atrio del local. Julia intentaba dominar su curiosidad y no fijar la vista en las letras para adivinar una minúscula de su secreto.
Ella sabe que las palabras tienen más que un significado, que donde diga beso, por ejemplo, puede oler a beleño o menta fresca, que tomar ese beso literal, puede ser arrojarse a lo desconocido. Cierra los ojos tratando de escuchar detrás de aquél misterio sin dirección o rúbrica, qué sonríe o qué acecha.
Los tiempos tironean en su cabeza, involucionan sin descanso. El pasado es como un tragaluz que todo lo aniquila y desanda. Quizás fué umbrío el cielo de vidas anteriores. El mismo nombre con fenotipos gemelos, idéntico color de ojos que desafían y merodean como gatos negros, nocturnales y tétricos. Julia, sangre y piel atascada en el fango, convencida totalmente que una palabra puede salvarla decide dejar su posible fin para más tarde.

Más allá del mediodía y su letargo de sobremesa solitaria, no podía liberarse de ciertas visiones. Padre saliendo de su despacho, enfundado en la gabardina marrón claro, con el gesto adusto y los anteojos a la altura del pecho. Cada día era una rutina previsible y asfixiante. Libros y códigos penales, casos, juicios que ocupaban tiempo y vida. Julia sabía esperar con paciencia una migaja de afecto, un vocablo que confirmara su existencia dentro del universo fascinante de su progenitor. Ella sí que lo amaba con esa intensidad que no repara en medidas ni reciprocidades, esa urgencia que lapidaba el llanto y le hacía temer el día que estuviese sola, sola para siempre.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hallie Hernández Alfaro

avatar

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 25/08/2010

MensajeTema: Re: Relatos y café   Vie Oct 01, 2010 8:29 am

Una carta sin sellos reposaba en el atrio del local. Julia intentaba dominar su curiosidad y no fijar la vista en las letras para adivinar una minúscula de su secreto.
Ella sabe que las palabras tienen más que un significado, que donde diga beso, por ejemplo, puede oler a beleño o menta fresca, que tomar ese beso literal, puede ser arrojarse a lo desconocido. Cierra los ojos tratando de escuchar detrás de aquél misterio sin dirección o rúbrica, qué sonríe o qué acecha.
Los tiempos tironean en su cabeza, involucionan sin descanso. El pasado es como un tragaluz que todo lo aniquila y desanda. Quizás fué umbrío el cielo de vidas anteriores. El mismo nombre con fenotipos gemelos, idéntico color de ojos que desafían y merodean como gatos negros, nocturnales y tétricos. Julia, sangre y piel atascada en el fango, convencida totalmente que una palabra puede salvarla decide dejar su posible fin para más tarde.

Más allá del mediodía y su letargo de sobremesa solitaria, no podía liberarse de ciertas visiones. Padre saliendo de su despacho, enfundado en la gabardina marrón claro, con el gesto adusto y los anteojos a la altura del pecho. Cada día era una rutina previsible y asfixiante. Libros y códigos penales, casos, juicios que ocupaban tiempo y vida. Julia sabía esperar con paciencia una migaja de afecto, un vocablo que confirmara su existencia dentro del universo fascinante de su progenitor. Ella sí que lo amaba con esa intensidad que no repara en medidas ni reciprocidades, esa urgencia que lapidaba el llanto y le hacía temer el día que estuviese sola, sola para siempre.

Años después, pudo encontrar pistas decisivas en ese ovillo enredado que constituía su afectividad. Los psiquiatras hablaban de "necesidades básicas ïnsatisfechas y de un yoismo exacerbado en el continente de las relaciones personales" Era tan fácil reducir sus cráteres interiores con un diagnóstico ingenuo, desproporcionadamente ingenuo...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hallie Hernández Alfaro

avatar

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 25/08/2010

MensajeTema: Re: Relatos y café   Dom Oct 24, 2010 10:58 pm

Una carta sin sellos reposaba en el atrio del local. Julia intentaba dominar su curiosidad y no fijar la vista en las letras para adivinar una minúscula de su secreto.
Ella sabe que las palabras tienen más que un significado, que donde diga beso, por ejemplo, puede oler a beleño o menta fresca, que tomar ese beso literal, puede ser arrojarse a lo desconocido. Cierra los ojos tratando de escuchar detrás de aquél misterio sin dirección o rúbrica, qué sonríe o qué acecha.
Los tiempos tironean en su cabeza, involucionan sin descanso. El pasado es como un tragaluz que todo lo aniquila y desanda. Quizás fué umbrío el cielo de vidas anteriores. El mismo nombre con fenotipos gemelos, idéntico color de ojos que desafían y merodean como gatos negros, nocturnales y tétricos. Julia, sangre y piel atascada en el fango, convencida totalmente que una palabra puede salvarla decide dejar su posible fin para más tarde.

Más allá del mediodía y su letargo de sobremesa solitaria, no podía liberarse de ciertas visiones. Padre saliendo de su despacho, enfundado en la gabardina marrón claro, con el gesto adusto y los anteojos a la altura del pecho. Cada día era una rutina previsible y asfixiante. Libros y códigos penales, casos, juicios que ocupaban tiempo y vida. Julia sabía esperar con paciencia una migaja de afecto, un vocablo que confirmara su existencia dentro del universo fascinante de su progenitor. Ella sí que lo amaba con esa intensidad que no repara en medidas ni reciprocidades, esa urgencia que lapidaba el llanto y le hacía temer el día que estuviese sola, sola para siempre.

Años después, pudo encontrar pistas decisivas en ese ovillo enredado que constituía su afectividad. Los psiquiatras hablaban de "necesidades básicas ïnsatisfechas y de un yoismo exacerbado en el continente de las relaciones personales" Era tan fácil reducir sus cráteres interiores con un diagnóstico ingenuo, desproporcionadamente ingenuo.


Uno de los días más temidos era el viernes con sesiones de hipnosis. Todo flotaba en un aire de ciruelas y alcanfor. La casa aparecía como un cuadro en blanco, Julia invertebrada y sin defensas se miraba internamente como una expectadora ilusa de su propia realidad. Mamá no sabía que hacer con mi enuresis, con esa extraña pulsión de abrigarme en su regazo para no morir ahogada. Y luego las noches interminables pobladas de sueños amargos. Los perros negros, babosos y llenos de fuerza apretaban las mandíbulas y se aproximaban para hacerme gritar hasta la afonía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Relatos y café   

Volver arriba Ir abajo
 
Relatos y café
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La guerra de España con los Estados Unidos y otros relatos, de Nilo Fabra
» Leyendas y relatos de tesoros
» 5 relatos de Agatha Christie
» Condecoraciones, Historias y Relatos Recordando Ex Combatientes
» MAS LEYENDAS Y RELATOS

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Calamburia :: El Bar-
Cambiar a: